Ser médica y paciente. Historias de una mujer con TLP (1)

De adolescente, entre los 14 a 15 años, empecé a cortarme.

Cuando sentía dolor, pena, sufrimiento, cortarme las muñecas no era para “matarme” era para calmarme. Era como si mi cabeza fuera una nube negra donde no podía respirar, donde el aire impedía que viera con claridad y hasta sentía que me daba asma; en esos momentos tomaba un cuchillo de cocina y me hacia finos cortes, con cada corte el dolor emocional se iba. Y aprendí, que el dolor físico era más fácil de sobrellevar que el dolor emocional.

También en ese entonces empece a vomitar luego de comer, no quería ser gorda, pero tampoco podía dejar de comer cada vez que me estresaba o cada vez que se burlaban de mi en clase o en el taller de teatro. Era bulímica.

Mis padres nunca supieron de esto, yo era inteligente, y lo soy, una vez me hicieron una prueba y tengo un IQ de 131. No era estúpida, pero me lastimaba a mi misma y sabía fingir bien delante de mis papas. Era un infierno en mi mente, pero una paz en mi rostro. Nunca tuve malas notas. Yo veía que a mis amigas con malas notas las llevaban al psicólogo, al terapeuta, “¿doctor porque mi hija tiene malas notas?”. Yo nunca tuve malas notas, así que nunca me llevaron al psicólogo ni al terapeuta. Una vez tuve un 10 en matemática, era UNA NOTA EN ROJO, y mi papá me dejó de hablar dos semanas; su indiferencia hizo que llorara todas las noches pero me empujo a no volver a tener esa nota jamas. Podía faltarme todo, menos el amor de mi papá, me sentí rechazada con su silencio, una paria en la casa.

Postule a la universidad y realmente no sabia que quería ser. Recuerdo que me gustaba la docencia, y quería ser algo así como una profesora pero solo de educación inicial; y recuerdo que me dio miedo: ¿como me sentiría si un niño se cae o corta y estaba bajo mi cuidado? Seguro me querría morir. Y decidí que no, que los niños eran demasiado frágiles y yo les tenia miedo.

Estudie medicina humana, si, Not That Pinky es médica. Por mucho tiempo pensé que estaba normal, curada, ya no tenia bulimia, ni depresión. Pero esto era mentira, siempre lo fue, yo no estaba bien, yo seguía llorando mucho por un novio malo, y cortándome cuando algo no era tolerable y seguía vomitando, pero como era “Menos frecuente” pensé que estaba mejor.

Un día decidí que jamas encontraría el amor, que el amor no existía, y que si existiera me tomaría años descubrir (si, me fui al extremo, lo sé), pero si quería ser mamá así que decidí no esperar “al amor de mi vida” y prepararme emocional, afectiva y económicamente para convertirme en madre, y años después me convertí en una.

Un día decidí que no quería que mi hijo (en ese entonces de 3 años de edad)  tuviera una mamá que vomita. No quería que él juzgara a las mujeres por su cuerpo, no quería que el se viera o se sintiera feo como yo me siento (hago una pausa para secarme las lágrimas)…. entonces fui a la psiquiatra, yo, con mi dinero, a los 32 años, por primera vez al psiquiatra.

Luego de varias sesiones, la doctora me dijo que tenia trastorno de personalidad limítrofe. Recuerdo que yo la mire, haciendo como que entendía todo lo que decía, pero en mi cabeza decía: “Yo, una border? Yoooo?”, no lo creía, había visto pacientes #border en mis estudios de la facultad y no eran como yo, eran catastróficas y sin rumbo, yo no era así. Entonces llegue a casa y me puse a leer.

Una persona borderline presenta una elevada sensibilidad ante estímulos emocionales, así como una tendencia a experimentar las emociones de manera muy intensa. Son tan intensas sus emociones que para huir del malestar que producen se refugian en conductas que le alivian momentáneamente ese malestar: promiscuidad, juego, compras inútiles, alcohol, drogas e incluso autolesiones. Pese a que experimentan emociones muy intensas, suelen tener muchas dificultades en identificarlas y expresarlas, lo que en muchos casos genera un efecto “olla a presión” y desencadena reacciones intensas de ira.

Sus características son:

  1. Esfuerzos frenéticos para evitar el abandono real o imaginado
  2. Relaciones interpersonales inestables, intensas y turbulentas, extremos de idealización y devaluación.
  3. Problemas de identidad: autoimagen y sentido de si mismo inestable.
  4. Impulsividad
  5. Comportamiento, intentos o amenazas suicidas recurrentes o comportamientos autolesionvos
  6. Inestabilidad afectiva
  7. Sentimientos crónicos de vacio
  8. Ira inapropiada o intensa, dificultad de controlarla ante estímulos aparentemente insignificantes.
  9. Ideación paranoide transitoria

Fuente: Fundación Regional Murciana de Ayuda e Investigación del Trastorno Límite de la Personalidad

Era borderline, así con todas sus letras

Mis pacientes ¿sentirían la misma confianza en mi, si supieran que mis emociones eran una montaña rusa (a veces) y que las pacientes borderline son tildadas de manipuladoras?

Mis padres ¿entenderían que siempre tuve un problema y que si no lo pudieron ver fue porque lo oculta?

Esto que tengo ¿afectaría a mi hijo?

…Decidí ocultarlo, como hacen muchos pacientes con enfermedad mental, fingir que todo andaba bien y no tenía nada, fingir que iba al “Médico” sin decir que iba al psiquiatra. Incluso dije muchas veces: Voy al ginecólogo, o voy al reumatólogo o voy a cualquier otra especialidad cada que pedí permiso al trabajo o cada que tenía controles.

Sentí vergüenza encontrarme con colegas en la sala de espera del consultorio psiquiátrico. Cuando me los encontraba, fingía no verlos y jugaba con mi celular (con la cabeza gacha), y ellos tampoco me saludaban y también fingían no verme; era obvio que tuvieran lo que tuvieran también sentían vergüenza.

Me costó mucho salir del closet de la enfermedad mental, muchísimo decir entre quienes escogiera, decirles: mira, soy paciente borderline, voy al psiquiatra cada mes o cada quince dias, y no, ya no me corto, ya no me intento matar, estoy compensada.

Recuerdo que inicié una relación con un novio, y el decía no hacerse problemas con mi diagnostico. También era médico como yo, pero realmente nunca me entendió. No entendía mis arranques de cólera, o de llanto, no entendía que tuve un pasado “feo”, un pasado que estaba lleno de enamorados o novios, lleno de conflictos emocionales o que había tenido más parejas sexuales que él. No entendía que con la misma pasión que amaba, podía olvidar; el siempre pensó que seguía enganchada a mi relación anterior cuando ese “ex” era olvidado y que la relación con el haya sido apasionada, ahora el ex era nada, era bazofia, era malo. Con la misma facilidad que idealizaba, con esa misma facilidad olvidaba y aprendía a ignorar y hasta odiar. El no entendía y me dejó.

Mi padre no entiende hasta ahora, el piensa que es cuestión de “PONER DE MI PARTE” o “dejarme de niñerias”.

Mi hermano piensa que estoy gastando dinero por gusto, que es en vano ir a la psiquiatra, que los males mentales NO TIENEN SOLUCIÓN. Además que el dice: eres médico, TU SABES QUE NO SIRVE DE NADA IR A LA PSIQUIATRA (y el tambien es médico, como yo).

Mi madre es tan o más border que yo, así que nunca le cuento nada.

Mis amigas están ahí, pero no todas me entienden.

Hay días en que me he sentido una paria. Una mujer que gasta en salud mental, en psiquiatras, en psicólogos, cuando todo el mundo le dice que eso no sirve de nada. Una mujer que teme que sus colegas cuchicheen a su alrededor, sobre su enfermedad, sobre que mi novio me dejó porque “soy mala, soy terrible, tengo un feo pasado”. Me he escondido con colegas, con mi mamá, y con algunas amigas.

¿Cuánto tabú hay en las enfermedades mentales en el pais?

Continuará en la segunda parte. Hablaremos del tabú y de otros casos como el mío, o al menos similares. La salud mental debe ser protegida y necesitamos visibilizarla.

 

 

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s