La depresión no se cura “poniendo de tu parte”

He estado atravesando un episodio depresivo en este ultimo mes. Es habitual sentirnos mal cuando nos pasan cosas malas, y es bueno contar con amistades y familia que nos pueda ayudar a superarlo.

En este mes de depresión, lamentablemente una compañera feminista se suicidó y su acción me hizo recapacitar sobre como me sentía y como incluso yo había pensado en estos días en maneras de terminar conmigo misma. Suena duro, lo sé, y muchos dirán: “!ay que exagerada como va a pensar eso!”, “no hay motivo para terminar con su vida”, ” solo quiere llamar la atención”.

Pero

  1. No es para llamar la atención
  2. Es un acto de desesperación y dolor, en una persona que quizá no sabe pedir ayuda o no tiene a quien pedirla
  3. Lo que para algunos es “solo un mal momento”, para otros será una gran catastrofe. 

Quiero compartir con uds. algunas frases, hermosas, que me dijeron amigos, amigas, familiares; frases que me llenaron de fuerza, alegría o quizá sentir que otro se siente como yo, pues fue un alivio.

“Siempre he creído que eres una persona extraordinaria, en un mundo común; eso hace que no te comprenda y facilmente te puedan herir. Si alguien no quiere permanecer a tu lado, es una mala suerte para esa persona”.

“No todos pueden sobrevivir a una mujer exitosa, y aunque sea un pensamiento machista es algo más común de lo que piensas. El machismo esta tan metido en personas, que es imposible a veces reconocer cuando lo somos”.

“Soy tu amiga, te entiendo, me ha pasado lo mismo, y estoy aquí para ti. Llámame a cualquier hora”.

“El dolor es pasajero, pero entiendo que te duela mucho en este momento y que ahorita pienses que el dolor no tendrá un final, pero si lo tendrá”

“Llora lo que tengas que llorar, hasta quedarte sin lágrimas si es posible”

“Busca ayuda, no te quedes con el dolor sola”.

“Si tienes ganas de cortarte, pinta en lugar mariposas o estrellas en tus muñecas”

El dolor es pasajero, pero entiendo que te duela mucho en este momento y que ahorita pieses que el dolor no tendrá final, pero si lo tendrá.

Datos reales

La depresión afecta a casi un tercio de la población mundial, y se cree que más, pues obviamente están contabilizando a los que alguna vez acudieron a un servicio de salud.

La depresión es UNA ENFERMEDAD, no es una emoción simple. “No se quita poniendo de tu parte”. Biológicamente existe:

  • Una disminución de la serotonina (neurotransmisor, molécula) de la felicidad.
  • Disminución de los receptores de serotonina (que haremos una analogía a los enchufes de pares). Es decir tienes serotonina, pero esta no tiene donde “conectarse”.
  • Deficiencia de neurotransmisores (moleculas que están en las neuronas y otras celulas del cuerpo):
    • Norepinefrina: tiene que ver con la energía, alerta, atención e interés en las cosas
    • Dopamina: su presencia se relaciona a la atención, motivación, placer, interés en cosas.
  • Pérdida de neuronas en el hipocampo: situación que puede suceder en la vejez.

Por tanto el cambio en nuestro cuerpo de moléculas o células no se cura con: “Vamos, pon de tu parte!”. Es como si tuvieras FIEBRE y te dijeran: “ay ten pensamientos bonitos, y se te pasará”. No, así no funciona.

La depresión ocasiona baja laboral y baja estudiantil, la gente deja de ir a trabajar y de estudiar.

Ocasiona otras molestias físicas: dolor de espalda, dolor de cuello, fibromialgia, dolor de cabeza. Esto también ocasionado por disminución de neuronas. Pero también puede deberse a que la persona deprimida DUERME MAL, y con ello surgen malestares físicos.

Disminución o aumento del apetito.

Creo que la principal y peor consecuencia de la depresión, es el suicidio o los intentos de suicidio.

Recuerdo que cuando estudiaba, ingresó a la emergencia una chica de unos 19 años. Estaba en coma cuando llego. Se había tomado pastillas que ocasionaron disminución de azúcar, y se le bajo tanto el azúcar que llego en coma. Recuerde que el azúcar es el principal alimento del cerebro, si le quitas esto: todas las funciones que dependen de el, dejan de funcionar (como respirar, tragar, vomitar).

Recuerdo que su mamá dijo: “Siempre esta haciendo “tonterías”, ya estoy harta, y siempre lo hace cuando salgo de casa como si quisiera que no salga”.

Como hacerle entender a esta madre que no son tonterías, son verdaderos pedidos de ayuda, que lo hace cuando la madre sale porque en ese momento es más posible que se muera. Si la madre estuviera en casa quizá hasta la podrían detener.

Una vez le dije a mi mamá, hace años, que quería morirme. Mi mamá me dijo: si me lo dices es porque quieres llamar la atención, y no lo vas a hacer. 

¿Cómo decirle a mi mamá que si lo llegue a internar pero “no me salió”?

Cuando sientes que te quieres morir…

Esta vez si le dije a un amigo que quería morir y el me dijo:

Es lógico que el dolor te haga sentir eso, tu cuerpo y tu cerebro ya no quieren continuar, intenta pensar en un momento que cosas perderías al matarte. No pienses en los demás, sino en ti.

Y pensé en mi hijo, no quería perderme su juventud, su primera andada en bicicleta, ni verlo convertirse en un ser lleno de amor. Entonces me aferré a no morir, y dejar que el dolor invada mi cuerpo, como una gripe y luego dejarlo ir (que tome el tiempo que tenga que tomar). Además mi hijo también estaba sufriendo, él extrañaba a la persona que nos dejo ; pues nos dejó a ambos y a veces el llora pidiendo por él, pero aprendí a decirle la verdad: No se cuando vaya a venir, pero es normal que sientas dolor y lo extrañes, pero hay que recordarlo con amor y por las cosas bonitas que pasamos juntos. Lo he dejado llorar, y lo he abrazado en cada ocasión. Debe ser libre de expresar lo que siente.

No se le puede enseñar a un niño a “no extrañar”, y menos aun a “no amar”. Mi hijo lo ama y es normal que lo extrañe, así que además de vivir mi dolor debo ser su apoyo emocional.

En esta parte quiero decir que además me sentí super culpable por lo que vivía mi hijo. Yo decidí hace años ser madre soltera, para que mi hijo nunca sufra lo que yo sufrí: el evento de temer o sentir que tu papá te abandone. Sentir esto era como una experiencia traumática, y aunque mi papa nunca me dejo, la sola idea de que se fuera no me dejó dormir un año entero. Así que me sentía culpable por hacerlo sufrir y me costo entender que no era mi culpa, que era la culpa de quien se fue. Y aprendí a acompañar a mi hijo en su dolor y llanto, sin sentir que me iba a morir en ese momento.

Me he hecho más dura: SI. Pero también más fuerte y más decidida en mi compromiso como madre.

No vivo para ser madre, pero ser madre (en esta vez) me salvo de dejar de vivir.

 

dia mundial de la prevención del suicidio
Post de las chicas de Médicos por el Derecho a decidir.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s