¿Cómo “surge” una niña borderline? Mi amígdala y mi experiencia.

“Cuando le devolví sus cosas, sentí un vacío hondo en el pecho, un espacio hueco en medio del esternón que llegaba hasta el ombligo por donde colaba todo el vacío del espacio. No era la primera vez que sentía esto; cuando hace años alguien me maltrato, sentí exactamente lo mismo”

Esto pensé ayer luego de devolver una casaca y otras cosas a una persona que amo mucho y que significó mucho en mi vida. Tomando la emoción percibida, que fue dolorosa y dañina (y repetida) me puse a leer nuevamente sobre mi diagnóstico. Soy una mujer con diagnóstico de trastorno de personalidad borderline, “soy border”, lo cual quiere decir que tengo un PROBLEMA REAL para regular mis emociones y mis impulsos.

Ser borderline no me ha impedido seguir una carrera profesional y terminarla. Tampoco me ha impedido conseguir un trabajo. Tampoco, afortunadamente, me ha impedido criar a un hijo hermoso y saludable, el cual considero es un niño emocionalmente sano y feliz.

Pero ser borderline si es un dolor de poto para entablar relaciones con otras personas, en especial con HOMBRES. Digo “en especial con hombres” porque también he tenido los macro líos con mujeres, pero con los hombres es un capítulo especial y repitente en mi vida. He pensado una y otra vez “¿por qué siempre me dejan? ¿por qué siempre me rompen el corazón?”, y son varias las personas que me han dicho que es mi culpa porque siempre escojo al mismo tipo de hombres, pero no creo que esto último sea así. No todos los hombres que me han tocado han sido unos sicópatas malditos, ni unos inmaduros estúpidos, ni unos tiernos amorosos, todos han sido diferentes y únicos; la constante soy YO y mi falta de regulación emocional. Aunque pensándolo bien, tampoco me voy a culpar de todo, digamos: 50/50.

Ayer, en todo el dolor y vacío emocional que sentí, me puse a leer, con una cosa en la cabeza: ¿POR QUE CARAJOS ME SIENTO COMO ME SIENTO ESTO?

Encontré algo interesante, que me llenó, me calmó, “me dio luz” como me dice un amigo que es también mi psicoterapeuta (mi nuevo psicoterapeuta, porque ya no confío en el anterior).

Existe una teoria #BIOSICOSOCIAL sobre el origen del paciente con trastorno límite de personalidad o borderline (como le diremos acá para ahorrar letras), esta teoría dice dos cosas:

  • Existe un factor #biológico, es decir un niño o niña nace con cierta tendencia, susceptibilidad, inclinación, herencia, para una DISFUNCIÓN EN LA REGULACIÓN EMOCIONAL, es decir son niños o niñas muy vulnerables. Y lo vemos: de 10 niñas que ven una película de Disney habrá una o dos que van a llorar en una escena y que difícilmente se van a calmar cuando esa escena llegue a su fin; o de 10 niñas o niños que ven la muerte de Mufasa habrán dos que les parecerá intolerante esta escena y hasta pedirán que paren la película. Hay niños o niñas que nacen así, ¿lo heredan? SI. Prueba de ello es que los estudios dicen que si tienes un familiar de primer grado (papá, mamá, hermano, hermana) que tenga este diagnóstico tú tienes una posibilidad del 65% de tenerlo. La base biológica tiene que ver también con que el CEREBRO de personas como yo: es diferente. El hipocampo y la amígdala son diferentes. La amígdala es más pequeña, pero  ante emociones negativas es más activa que en personas “no-borderline”; el hipocampo es también más pequeño pero se mantiene como “hiperactivo”, en constante estado de alerta, como si dijera “nos atacan”, y malinterpreta los estímulos externos. Así que si, es una afección real, heredable, con evidencias biológicas en el cerebro; y no es algo que nos inventamos para manipular a la gente. Ahora, ¿toda niña sensible, con hipocampo y amígdala pequeña será paciente borderline? NO, y esto te lo digo a continuación.
  • Existe un factor #psicosocial: O sea psicológico y social, tiene que ver con el entorno en que se desarrolla la persona, y ¿donde es el primer lugar donde uno se desarrolla? pues generalmente la casa, la familia. Se dice que gente, como nosotros, vivimos en un ambiente INVALIDANTE, donde te dicen: “tanto lloras por esa tontería!”, o “ya deja de llorar o te daré razones para llorar de verdad!” o “¿por qué le temes a la oscuridad? ni que te fueras a morir si apago la luz!” o “ya calmate, no seas LLORONA!” (todas frases obtenidas de mi crianza). Veamos, una niña expresa una emoción y un adulto (generalmente) le dice que lo que expresa esta mal (no, no, así no se llora) y que por expresarlo así es una llorona, o una exagerada o una miedosa. Recibe una invalidación, una crítica sobre su persona, por expresar su emoción.

Puedes pensar, claro a todos alguna vez nuestros padres nos han dicho: ¡YA, NO SEAS LLORÓN!, pero no por ello terminamos en el diván del psicoterapeuta; pero como reitero hablamos de personas con una base biológica para desarrollarlo.

Linehan (autor de esta teoría) dice que es como decirle a un niño sin piernas que camine pero sin darle muletas o prótesis para que lo haga.

Presentación1

Les hice un gráfico, en Power Point porque es la herramienta que tengo (no se pongan exigentes). Y pues verán, al invalidar el sentimiento o emoción de un niño no solamente le causan un conflicto a futuro, porque más adelante este niño o niña no tendrá la más pájara idea de como reaccionar (¿lloro? ¿grito? ¿me aguanto?), sino que además se sentirá culpable por lo que siente, porque después de todo: ¿a quien se le caen las lagrimas por las cuales le están calificando de llorón? PUES A ÉL, “AL LLORON”, y a quien se le rompió el juguete: PUES A ÉL. Pudo haber sido un accidente, pero al decirle: “Para que lo rompes!”, le estas culpando.

Recuerdo un episodio muy claro. Un día ayudaba en casa a lavar los platos, tenía yo unos 8 años, en eso un maldito plato se me cayó y obviamente se hizo pedazos. Me asusté, porque cualquier niña se asusta con el sonido de un plato roto, además que recuerdo que estaba con sandalias y me salto una astilla y sentí una especie de ardor en el dedo del pie, pero inmediatamente escuché un grito:

“¿Es que eres estúpida? ¡Tonta eres, todo se te cae de la mano, todo! ¡Lárgate de acá!”

Entonces me fui a llorar a mi cuarto, sintiéndome tonta, desgraciada, inútil, no querida por nadie y sentía ese vació en el pecho que sentí al devolverle las cosas a mi ex enamorado el día de ayer.

El año pasado a mi hijo de 5 años se le resbaló un vaso de vidrio y se le cayó al suelo, obviamente se hizo añicos. El me miró asustado y yo le dije

– Chispas! Menos mal no nos cortamos. No lo pises mi amor, no te vayas a cortar.

Fui a traer escoba y recogedor, y le pedí que sostuviera el recogedor mientras yo barría los trozos del vaso hacia el recogedor.

– Mamá, ¿no estas enojada? – me preguntó con su tierna voz.

– No, ¿por que crees que me voy a enojar?

– Por qué rompí el vaso

Mira, no lo haz roto a propósito, se te resbalo, no es que lo hayas tirado. Además hay muuuuuuuchos vasos en el mundo, no es el único vaso, y hay muuuuuuuchos vasos en la casa; así que no pasa nada hijito.

Y fin. Cuanto hubiera dado en mi vida porque alguien hubiera reaccionado así cuando rompí un plato. ¿Por qué reaccione así con mi hijo? Pues porque siempre quise ser el adulto que no tuve cuando crecí, y me cuesta mucho serlo porque mi madre es borderline y yo lo herede de ella; así que cuando me deprimo no quiero ni salir de cama ni ir a trabajar ni ir al cine, pero me obligo a mi misma a hacerlo porque recuerdo lo mal que me sentía de niña al ver a mi madre tirada en su cama todo el día y no quiero que mi hijo me vea así.

Esto es una carga, sí. Pues como el día de ayer que le devolví sus cosas a mi ex, tuve que esperar a que mi hijo se quedara bien dormido para encerrarme en el baño a llorar. Porque las madres también lloramos, porque también nos pueden romper el corazón, pero yo no quiero que él aprenda o crea que el amor es malo; yo quiero que un día se enamore y tenga un amor más lindo y sano que cualquiera que yo haya tenido en la vida.

Volviendo al tema: entonces ¿que pasa en estos ambiente invalidantes con un niños sensibles? Pues el niño se conflictua, entra en crisis, no sabe que sentir o si lo que siente esta bien o esta mal.

Papá me dice que si lloro soy una llorona, pero yo siento ganas de llorar si un amiguito me quita mi juguete. Entonces no debo llorar para no ser llorona. Pero entonces, ¿que hago con mis ganas de llorar?

CONFLICTO – CONFLICTO – CONFLICTO

Este conflicto de emociones se perpetúa en el tiempo y ocasiona problemas interpersonales a futuro. Obviamente cuando somos pequeños el máximo problema que podremos ver será el de un niño “que llora por todo” o el “de un niño rebelde ” (ya que al no distinguir apropiadamente como demostrar su emoción, las demuestra rebelándose o tratando de llamar la atención sobre lo que lo aqueja “mirenme, creanme que de verdad me siento mal!”); pero a futuro tendremos un adolescente o un adulto incapaz de relacionar un hecho a una emoción y vendrán problemas como depresión, ansiedad, autolesiones, bulimia y otras manifestaciones de un paciente borderline.

Me dejó mi novio, ¿estoy triste o estoy enojada? o ¿tengo una mezcla de los dos? ¿Es correcto sentirme enojada? ¿es correcto llorar a pesar de la edad que tengo? y ¿hasta que tiempo sera correcto llorar porque tampoco quiero ser tildada de exagerada o dramática?.

Aún ahora, a mi edad, estoy en conflicto. No me permito llorar del todo, hay momentos en los que pienso en que esta mal llorar tanto pues ya no soy una chiquilla, y hay momentos en los que digo debo llorar libremente pues es parte de mi duelo y debo vivirlo. Así paso mis días últimamente, aunque si lo recuerdo fríamente así también han sido mis días casi toda mi vida.

El mismo vació que sentí en el pecho cuando mi mamá me dijo estúpida porque se me rompió el plato.

El mismo vacío que sentí cuando un novio psicópata que tuve me apagó el celular por dos días “para que aprenda la lección”, y no recuerdo que lección tenía que aprender. Pero tenía que ver con no reclamarle cosas.

El mismo vacío que sentí ayer cuando le deje su casaca en una bolsa, caminando altivamente, fingiendo que estoy muy bien y muy apurada pues debo regresar al trabajo, y no “no tengo tiempo para llorar pues en horario de trabajo no se llora”. 

Estoy pasando por un evento doloroso, y todos mis recuerdos doloroso vienen en tropel a mi mente. Desde mi niñez más temprana hasta el día de ayer, es como “La Serie de Eventos Desafortunados de Emilia”, aunque en el fondo sé que no toda mi vida ha sido una desgracia, pero en este momento es como verlo todo en una película en blanco y negro, muda y en mala resolución. Todo es negro, gris y feo.

¿Puedo salir de esto? Si, probablemente si, basándome en que he salido de cosas peores puedo decir que si. ¿Pero saldré igual? Obviamente no. Nadie sale igual de nada, ni siquiera de un evento feliz sales igual. La VIDA es una acumulación de recuerdos, malos y buenos, y cuando eres borderline es como si los eventos malos se quedaran grabados en alta resolución y en 4D, y es como si estuvieran mucho mejor archivados que los recuerdos bonitos.

Más o menos así es mi mente. Los buenos recuerdos están desordenados, se me hace difícil acceder a uno, están mal archivados. En cambio los malos recuerdos están sistemáticamente bien ordenados.

 

Por ejemplo si quiero recordar ¿cómo fue mi fiesta de cumpleaños más divertida?: recuerdo esbozos, pinceladas, fragmentos que me hacen sonreír. Pero si quiero recordar la vez en que mi mamá me empujo y me dijo que me callara la boca porque ya estaba harta de escucharme llorar, y al caerme me doble el pie y seguí llorando de dolor y ella no me creía que me dolía el pie y tuve que levantarme saltando en un pie para poder acostarme en mi cama… eso si lo recuerdo con lujo de detalles (y en HD). ESTO NO SE PORQUE SUCEDE, supongo que tiene que ver con la función del hipocampo y la amígdala.

Esas dos estructuras fijan: EMOCIÓN – RECUERDO, y creo que a MÁS EMOCIÓN, MÁS RECUERDO, y como ya les dije que la amígdala funciona más ante un estímulo negativo, y el hipocampo anda por ahí alerta pensando que “NOS ESTAN ATACANDO!” pues… por ahí viene el archivo desordenado de mis recuerdos buenos, y el excelente orden y manejo de los recuerdos negativos de mi vida.

Anuncios

2 comentarios

  1. Me llamò la atenciòn el hecho de que tiendes a recordar sòlo los hechos feos de tu vida. Has intentado tener un diario? Yo hago eso desde hace un anio. Cada vez que pasa algo bueno en mi trabajo, las vacaciones o mi hijo dice algo divertido, lo anoto :). Cosas pequenias como si vì un atardecer bonito o provè un buen vino cuentan tambièn. Tambièn escribo lo feo y hago mis catarsis, pero cuando ando bajoneada leo mi diario y me acuerdo de lo bueno.
    Estoy de acuerdo en eso de la invalidaciòn de emociones. Tengo un hijo muy sensible y resistente a los cambios. Cuando està nervioso, llora mucho y me dice que le duele su panza, lo cual me suena a ansiedad. Es super pegado a mì y a su papà. Los abuelos peruanos dicen que es engreimiento y que me manipula, pero no creo que sea eso. A veces pierdo la paciencia, pero en general le dejo llorar hasta que desfogue todo. Nunca le digo que no se llora o que es malcriado, a menos que sea por una pataleta por un juguete nuevo. Y si quiere dormir con nosotros, pues que lo haga hasta que se sienta seguro (uffff cuàntas crìticas me llueven acerca de tema!). No quiero que sienta que haya algo raro con èl mismo. Quiero que aprenda a controla sus impulsos y que entienda sus emociones. Tiene solo 4 anios, pero creo que vamos por buen camino. Y si es sensible, pues que se acepte asì.
    Mucho ànimo y espero que salgas de esto pronto!

    Le gusta a 1 persona

    1. Hola Nadia. Graxias por leerme.
      En primer lugar lo que me cuentas de tu hijo me llama la atención pues mi hijo es igual, cuando le llamo la atención me dice : que le duele su corazón, y tiene un llanto tranquilo como de pena. Y también cuando no quiere dormir o no quiere estar solo dice que le duele su pancita. Ya le he pedido exámenes de parásitos a full pero nada, pero ahora que me das luz puede ser eso ansiedad.
      Y claro los abuelos dicen que es engreimiento, pero si no los engreímos y llenamos de amor nosotras, entonces quien.
      Lo del diario es una gran idea. Generalmente pongo la cosas graciosas que me pasan en facebook y porque no hasta las cosas tontas y me rio con otras personas pero el facebook no siempre te recuerda lo que haces. Así que un diario es una buena opción. GRACIAS!

      Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s