El amor romántico, Marimar, La Usurpadora y lo que nos decía la abuela.

¿Por que las feministas promulgamos: ABAJO EL AMOR ROMÁNTICO?

Para explicar, primero describamos al #AMORROMÁNTICO.

No tiene que ver con si amas mucho a alguien o no. Bajo el rótulo “AMOR ROMÁNTICO” están una cadena de estereotipos, roles, historias PRE concebidas y prejuicios, que nada tienen que ver con el AMAR.

El AMOR ROMÁNTICO es un mito. Un mito (del griego mythos, cuento) es un relato que se refiere a hechos PRODIGIOSOS, protagonizados por SERES SOBRENATURALES, EXTRAORDINARIOS O FANTÁSTICOS y que buscan explicar algo. El mito se transmite de generación en generación y se toma como cierto, y aunque no se tome como cierto influye en las creencias y conductas de la persona. ¿El Mito de cruzarse con un gato negro? ¿El Mito de cupido que lanza sus flechas para unir corazones? ¿El Mito de ponerle un hilo rojo a los niños para protegerlos del mal de ojo? entre otros.

Cuando hablamos del AMOR ROMÁNTICO es, para hacerlo simple, todo aquello que ves en las telenovelas y en las películas de Disney que se hace “por amor” y “en nombre del amor”. Blancanieves canta con pajaritos, escapa de una madrastra malvada, ve al príncipe una vez, pero al final de la historia él le da “un beso del verdadero amor” y la salva. Cenicienta fue al baile, escapándose de la prohibición de su terrible madrastra, conoce al príncipe, bailan un par de piezas, ella olvida un zapato, pero luego él la busca por el tamaño del zapato y se casan. ¿En verdad te creíste estas historias? Estoy segura que de adulta o adolescente ya sabias que estas historias eran pura fantasía, pero sin embargo seguimos buscando “al hombre ideal”, “al príncipe azul”, “a quien nos rescate de nuestra vida”, “a quien le de un color bonito a todo”, “a aquel que nos haga cantar: eres tu, el principe azul que yo soñe..” , y es porque el MITO ha calado en lo más hondo de nuestro corazón y nuestra mente, y aunque sabemos que Blancanieves y Cenicienta son FANTASÍA, añoramos una parte de esa fantasía.

¿Cuántas de nosotras hemos jugado a “la boda” de niñas? ¿Te casaste con tu peluche favorito, con tu primo, con tu mejor amiga? ¿Por qué las niñas jugamos a CASARNOS en edades en las que ni siquiera somos conscientes de lo que el MATRIMONIO implica?(sexualidad, dinero, derechos, deberes, gastos, etc) Pues porque lo vimos en la televisión o alguien nos enseño que “CASARSE ES BONITO” y “JUGAR A LAS BODAS ES BONITO” y “LAS BODAS SON BONITAS”. Hay niñas que desde corta edad (5 o 6 años) dicen que tienen “novio”, señalan al niño X y dicen que es su novio. ¿Quién les enseñó que es UN NOVIO? ¿Alguien les explico que es el noviazgo?, obviamente nadie les EXPLICÓ sobre el noviazgo pero le hemos celebramos a las sobrinas, primas menores o hijas de amigas cuando nos dicen: TENGO NOVIO; y les empezamos a preguntar por el dichoso NOVIO. Idealizamos la idea del novio, perduramos el mito del amor romántico.

“Casarse es bonito”. “Tener novio es bonito”.

¿Y que nos enseñan las telenovelas sobre el amor romántico? Que así pierdas la memoria, se desfigure el rostro y te implanten uno nuevo, así él haya mantenido relaciones sexuales con otra mujer o incluso se haya casado con ella; al final el “amor verdadero” prevalecerá, y gracias a “la ley del magnetismo”, tu pareja y tú se seguirán atrayendo a lo largo de su vida hasta terminar juntos y felices. ¿Quien vio “La Usurpadora”? NOVELON! Pero eso fue, una novela, en la que una joven suplanta a una millonaria, les cambia la vida a todos, a la final se gana a los niños, a la matriarca y hasta al esposo de la millonaria; y como ella “es el amor verdadero” pues se queda con todo.

¿Quien vio Marimar? Marimar era pobre y sin educación. Se burlan de ella, la meten presa, matan a su gallina, pero al final termina cobranso vengandose y con el amor de SU VIDA, a quien siempre amo.

En verdad,  ¿creemos que lo que nos pintan las novelas es AMOR? Las novelas nos ponen historias de manipulación, confabulación, controversia, irrealidad y de amor tóxico; más no son historias de amor. Pero es lo que nos entra por ojos y oídos y no podemos evitar que influya en nuestro actuar y decisiones.

“Se aguanta todo por los hijos”, “Estamos juntos por los hijos”.

Más de una ha escuchado o ha vivido esto, siendo hija, madre o siendo una expectadora de la situación. ¿Por qué tenemos que aguantarlo todo y estar junto a un hombre por los hijos? ¿Los hijos son una especie de CLAUSULA DE CONVIVENCIA LEGAL? No. Es la idea de que la consumación máxima de todo amor son los hijos (y de aquí viene el mito que toda mujer “desea” ser madre), y por tanto no hay MOTIVO que justifique la separación de una pareja cuando ya existen los hijos. Por tanto se debe SOPORTAR TODO pero quedarse formando una familia.

“Espera a tu media naranja, cuando llegue nada los separá”

La “Media Naranja” proviene de un mito griego en el que hace miles de años existían seres hermosos y perfectos que creyeron que podían retar a los dioses, entonces fueron a buscarle pelea a los dioses. Cupido, dios del Olimpo, decidió partirlos en dos en castigo y repartir sus mitades por el mundo, con el único propósito de que sufrieran en el proceso de encontrarse o incluso que nunca se unan y sufran hasta morir. Se dice que cuando las dos mitades se encontraban, se abrazaban “eternamente”. ¿En realidad crees que alguien te partió por la mitad hace miles de años y estas buscando el pedazo que te falta? No eres un pedazo, no eres una mitad, eres UN TODO y no tienes que esperar por alguien, ni menos sentir que alguien te complementará. Es cierto, cuando nos enamoramos sentimos que “hacemos un buen dúo” con nuestra pareja, pero NOS COMPLEMENTA, NO NOS COMPLETA, porque completas estamos.

“Por amor todo se puede”, “El amor todo lo logra”, “Si de verdad lo amas todo estará bien”.

¿Estará bien que si ÉL te bofetea, o te roba dinero, o tiene sexo con muchas mujeres; tu le pases por alto eso “en nombre del amor”? Pues no. El primer amor es una misma, y en “nombre del amor” abandona a todo aquel que te haga daño. Las abuelas dicen que “los matrimonios de antes duraban más, ahora todos se separan”; pues bueno ahora las mujeres tenemos menos hijos, tenemos acceso a métodos anticonceptivos, tenemos derecho a abrir una cuenta bancaria, tenemos derecho a heredar, tenemos derecho a ir a la Universidad y podemos ser Juezas de la Suprema Corte. Antes te casabas y salias de la casa de tus padres, si tu esposo te dejaba: te quedabas en el aire, no carrera, no dinero, no cuenta bancaria, no casa. Aun ahora cuantas están en un proceso legal por la pensión de alimentos para nuestros hijos y vemos con frustración como la justicia es lenta y nos desfavorece, imagínense eso hace 40 o 50 años. Ahora no tienes porque hacerle caso a tu abuelita, amala y agradécele el consejo, pero a la primera que un hombre te levante la mano: VETE, ESO NO ES AMOR.

Bueno creo que hasta aquí dejo el post de hoy. En el próximo desarmaré el mito “del hilo rojo del destino”, “de los flechazos de cupido” y otros más. Por que no tenemos porque seguir MITOS como si no tuviéramos acceso a la información. Antes la gente pensaba que los terremotos eran castigo divino o se producían cuando los dioses batallaban entre ellos; ahora sabemos que son placas tectónicas que chocan entre si. Así que desgranemos los mitos para evitar que sigan influyendo en nuestras vidas e inspirando nuestras decisiones.

Anuncios

One comment

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s