Cuando descubrimos que ÉL es infiel ¿por qué agredimos a “la otra”?

¿Por qué se pelean las mujeres por un hombre?

Hoy presencié en el parque de mi casa a dos mujeres jalándose los cabellos y arañándose mutuamente el rostro, mientras daban gritos y se lanzaban insultos mutuamente. ¿El motivo? Un hombre. 

El hombre había sido “sorprendido” caminando con una de ellas, y cuando la pelea empezó, este no hizo más que salir corriendo en dirección opuesta al lugar de la pelea y sin mirar atrás.

Las mujeres debieron ser separadas por agentes de seguridad que por ahí circundaban.

Lamentablemente no es la primera, ni será la última pelea que vea entre dos mujeres con motivo de “un hombre”. Desde que estaba en la secundaria presencié discusiones y peleas a empujones entre chicas de mi grado o de grados mayores, en la universidad nunca vi peleas físicas pero más de un par de chicas se dejaron de hablar por haberse “quitado al novio” y ahora en el trabajo escucho hablar de “esas otras mujeres malditas que se roban al marido de otras”.

Las mujeres protagonizan la infidelidad cometida por los varones, cuando la decisión de ser o no infiel recae en uno mismo.

¿Por qué reaccionamos con violencia contra otras mujeres ante la infidelidad de nuestras parejas? 

POR EL AMOR ROMÁNTICO; porque nos han metido la idea de que el enamoramiento, el noviazgo y el matrimonio son relaciones de “PERTENENCIA”, “tú eres mio”, “yo soy tuya”; y si alguien osa acercarse “a mi propiedad” merece ser expulsado, agredido, insultado y disminuido. Al convertir al otro en una propiedad, se le despoja de voluntad, el “eso” no elije estar con “un dueño o con el otro dueño”, el eso simplemente es poseído por uno o por otro con una ausente capacidad de elegir con quien prefiere estar. Pero “el eso”, no es “un eso”, es UNA PERSONA, con cerebro, materia gris, neuronas que hacen sinapsis, y un cuerpo que produce serotonina y oxitocina, y que además esta provisto de la capacidad de elegir donde y con quien se siente más a gusto (por no decir más enamorado), y si ya no siente la misma explosión de emociones propias del enamoramiento, las populares mariposas en el estómago, al lado de una mujer (y su idea de amor no es lo suficientemente madura para entender que eso es solo una etapa) seguramente buscará a otra que le de estas “explosiones de amor” y se vaya con ella; él ha elegido pero nosotras no entendemos esa decisión o quizá él es muy cobarde para decírnosla, y como “nuestro amor es tan grande, que nada ni nadie se puede oponer” (¿no es así como dicen las novelas?) vamos con nuestra armadura a luchar “POR ÉL”.

PORQUE DESCUBRIMOS LA MISOGINIA: Existen los machos quienes creen que mientras más mujeres acumulen, ellos son más machos. Bajo esta premisa, tiene mayor mérito si pueden acumular mujeres a la vez, al mismo tiempo, en una misma época y linea temporal. Las mujeres somos entonces el objeto, el adorno, la ralla del tigre que el macho debe ostentar. Cuando las mujeres se dan cuenta que han sido acumuladas cual trofeo solo para alimentar el ego y han mantenido una relación con un misógino, se descontrolan (¿y quien no?). Lamentablemente la mayor parte del tiempo en lugar de reaccionar contra el misógino que les hizo esto, van y se pelean con la otra mujer que es tan víctima como ellas, y con esta pelea de mujeres solo consiguen acrecentar  “valía” del macho, su narcisismo y su amor excesivo por si mismo. El macho misógino ve a la mujer como un ser inferior, y como tal, sus emociones no merecen respeto ni consideración alguna, lo que importa es “tener mujeres”. Si alguien se merece una cachetada limpia y con toda tu indignación es este macho, no la otra mujer, la otra ha sido víctima no competencia.

POR VERGÜENZA: Descubrir que estamos siendo engañadas es vergonzoso. Pensar en cuantas veces nos han mentido, nos han dado excusas falsas, o pensar en si esta es o no la primera vez que sucede; son pensamientos para hacer volar nuestras cabezas y todos estos pensamientos nos conducen una reacción: Humillación y Vergüenza. Algunas sentimos humillación y vergüenza y nos metemos bajo una roca o bajo una sábana a llorar, pero otras consideran que “alguien” tiene que pagar por ello y muchas veces “ese alguien” es LA OTRA, LA QUE NOS ROBO EL AMOR DE NUESTRO NOVIO Y POR ELLO DEBE PAGAR, ¿no es cierto? La verdad es que no, en ultima instancia si alguien se merece tus gritos y reproches es la persona que te prometió amor, cariño, fidelidad y lealtad; la tercera persona NO TE PROMETIÓ NADA.

PORQUE CREEMOS QUE ASÍ RECUPERAREMOS SU AMOR: Creemos que al “deshacernos” de LA OTRA MUJER recuperaremos al “hombre de nuestras vidas”. ¿En serio crees que el “hombre de tu vida” te habría engañado con otra mujer en primer lugar? No te engañes, no te pongas vendas en los ojos. Esta “otra mujer” solo es una de tantas, ella se irá, él volverá a ti (quizá) y luego él volverá a hacer lo mismo una y otra vez pues ahora sabe que siempre lo perdonarás siempre. No es amor lo que esta en juego, esta en juego tu amor propio, y esta en juego el poder que él tiene sobre ti. Golpeando, arañando, amenazando y alejando a “la otra” solo consigues quedarte con un hombre INFIEL que ha fallado a su compromiso contigo.

PORQUE NOS ENSEÑARON QUE “HAY MUJERES MALAS”: ¿Quién no ha escuchado expresiones como: “hay mujeres que les gusta destruir hogares”, “hay mujeres que les gusta meterse con lo ajeno”, “hay mujeres que les gusta estar con hombre con pareja”? ¿Alguna vez hemos escuchado: “Hay hombres que les gusta destruir su hogar”; “Hay hombres que estando casados, les gusta tener amantes”, “hay hombres que les gusta tener dos o más parejas”? ¿Qué frases son más comunes? A mi parecer, y las que he escuchado, las del primer grupo, las que se refieren a “que hay mujeres que GUSTAN de meterse en relaciones ya establecidas y ser LA OTRA”, pero ¿realmente las mujeres hacen esto por “puro gusto”? y van y se acercan a un hombre casado o con novia y le dicen: “Oye, mira yo quiero ser tu amante”, y el pobrecito hombre indefenso no le queda mas que aceptar. ¡PUES NO!, el hombre tiene la opción de decidir y decir: No, no quiero. El hombre elige, el hombre acepta, el hombre también predispone situaciones (la clásica: “No soy feliz, estoy con ella sólo por los niños”). Pero nos han metido tanto en la cabeza la idea de la mujer mala, terrible, pérfida, bruja, la amante de uñas largas y cabellera perfecta que se burla de nosotras a nuestras espaldas, devoradora de hombres y que solo desea destruir nuestra “hermosa” relación; que cuando descubrimos la traición solo queremos destruirla a ella. No paramos a pensar que cuando el hombre que nos acompaña ya rompió su compromiso con nosotras, su “pacto de fidelidad en una relación monógama”, y ya estuvo con otra mujer, esta ultima que puede o no haber sido consciente de que nuestra pareja tenia o no un compromiso, no es NECESARIAMENTE LA VILLANA, pues quien si estuvo consciente todo el tiempo de la implicancia, daño emocional y consecuencias de SU infidelidad fue aquel a quien llamamos “amor de nuestra vida”. 

Pueden haber otras muchas razones que aquí no expongo, quizá porque no reparé en pensar en ellas, pero el mensaje es claro: ¿Por qué pelearte con otra mujer por un hombre, si es el hombre el que con pleno conocimiento de las consecuencias de sus actos fue infiel de todas maneras? O, ¿acaso existe alguien que no sepa que al serte infiel te va a romper el corazón? No, no existe. Todos somos conscientes de ellos, y al “emparejarnos en una relación monógama” asumimos un compromiso implícito: fidelidad.

Las otras no son competencia, no son malas, no son brujas pérfidas. Si a alguien hay que darle una cachetada a tal punto de torcerle la cara, es a tu novio/esposo, y dejarle bien en claro que es la primera y única vez que te hará esto, pues te vas porque mereces algo MIL VECES MEJOR que su infidelidad y sus poses de machista acumulador de mujeres.

Quiérete hermana, estas para que te ames y te amen.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s