La Regla del Nueve. A mi tío Rudy, el bohemio.

Tenía 7 años y regresé del colegio muy enojada. Habíamos practicado multiplicaciones de números “grandes” (de 3 y 4 dígitos) y de 20 ejercicios había fallado en 8. EN OCHO! Tenía 12 de nota, mi mamá se iba a enojar. No importaba que el “DOCE” hubiera sido ese día la nota más alta del salón, ella siempre decía: La nota más alta es VEINTE, y es la nota que debes traer a casa. 

Llegué a casa, que era la casa de mi abuela paterna, donde nosotros vivíamos en un cuarto en un segundo piso y me encontré con mi tío Rudy. En ese entonces el tío Rudy tendría unos 45 años, era el hermano mayor de mí papá, y siempre tenía esa actitud de: Relajado, no pasa nada, nadie tiene porque correr, “oh mira! encontré un caramelo en el piso!”. Super relajado, “bohemio” decía mi abuela.

Le conté al tío Rudy lo que me había pasado, y al manifestarle mi enojo le dije algo así como:

“No soy tan buena en matemáticas como mi papá. Mi papá dice que todos ustedes eran unos genios en las matemáticas, yo no puedo! Mira, tengo doce!” 

Entonces el tío Rudy, riéndose y limpiándose los dientes con un mondadientes me dijo: “¿Te han enseñado la regla del nueve?”. Respondí que no y el continuó:

“Es una regla que sirve para que jamás te equivoques al multiplicar”

Entonces me mando a traer lápiz, lapiceros y hojas, y me explicó:

LA REGLA DEL NUEVE (9)

La regla del nueve consiste en que luego de realizar una multiplicación de dos números “grandes” (más de dos dígitos), hagas una comprobación.

La comprobación consiste en hacer un gráfico con forma de “X”. La “X” tiene 4 espacios, cada espacio será llenado con un número:

regla del 9 X
Contenidos de la “X” en la REGLA DEL NUEVE. EXPLICADA SEGÚN MI TIO RUDY. Arriba va la suma de todos los números que componen el primer producto, abajo va la suma de todos los números que componen el segundo producto. A la izquierda de la pantalla, va el producto de los números obtenidos en 1 y 2. A la derecha, la suma de los números que componen el producto.

 

Hay dos reglas: 

  1. Si el resultado de la suma de los números que componen los factores esta conformado por dos dígitos (por ejemplo: 12, 16, 11), se vuelven a fraccionar en una suma (por ejemplo: 1+2, 1+6, 1+1) hasta conseguir como resultado UN SOLO DÍGITO.
  2. Si el resultado de la suma de los números que componen los factores es igual a NUEVE, se pondrá como número CERO. Es decir CERO = NUEVE (SIEMPRE).

Entonces, si nos mandan a multiplicar: 486 x 23, tendremos:

REGLA DEL 9 EJEMPLO 1.jpg
EJEMPLO 1: LA REGLA DEL 9

Entonces los espacios horizontales, es decir el espacio “3” y “4”, son iguales (ambos son CERO), por tanto la operación es correcta. No hay error. Ojo que aquí el primer espacio de la “X” (el superior) tiene como resultado de la suma de los números 9, pero como ya les expliqué: 9 es igual a 0, entonces ponemos 0.

Para llenar el tercer espacio es: 5 x 0 = 0

Para llenar el cuarto se suman todos los números que componen : 11 1178, lo que da resultado 9 (pero 9 igual a 0).

Por ejemplo si multiplicamos: 235 x 12 ( y vamos a hacerlo mal, a propósito).

regladel 1 ejemplo 2.jpg
EJEMPLO 2: Hecho mal a propósito.

Aquí los dos valores horizontales de la “X” no son iguales (3 no es igual a 4), así que la operación esta mal y debe ser revisada. 

Esto me enseñó con paciencia, y muchos ejercicios. En esa tarde mi tío Rudy, y aplicamos “la regla de 9” a los ejercicios que estaban mal y buscamos el error y lo corregí. Luego me dejó nuevas operaciones y yo misma les aplicaba la “regla del 9”, y las revisaba; si no me coincidían los valores horizontales, volvía a multiplicar hasta que todo me saliera perfecto.

“Todos en esta familia somos buenos en matemática, TODOS! No tienes porque decir que no eres tan buena como tu papá, estoy seguro que eres mejor que él.

Esto que te he enseñado, esta regla no te ayudará a multiplicar más fácil, pero te ayudará a darte cuenta que te estas equivocando y podrás corregirte.

Lo importante, sobrina, no es el ERROR, lo importante es CORREGIRTE A TIEMPO”. 

La semana siguiente me volvieron a tomar la prueba y obtuve un puto VEINTE!

¿Saben donde aprendió mi tío ese truco (en una época donde no había internet?) en la UNIVERSIDAD NACIONAL DE INGENIERÍA (Perú), donde había estudiado pero no había terminado la carrera. Mi tío Rudy había sido algo así como el GENIO no comprendido de la familia, pero los sobrinos eramos felices con el hecho de que nos enseñara a hacer barquitos de papel. A mi esta regla me ha servido hasta la universidad cuando tenía que hacer cálculos estadísticos en un examen y me sentía insegura de las multiplicaciones que hacía en el espacio blanco del exámen.

Les dejo la “REGLA DEL NUEVE” por si le sirve a alguno de sus sobrinos, hijos, o niño que esta leyendo el blog. 

Hoy 17 de Junio del 2018, mi tío falleció de cáncer de colón. Yo no quiero llorar porque veo a mi papá (su hermano) con un tristeza enorme en sus ojos, pero igual me sonríe y aún asi se me parte el corazón en mil. Mi hijo no conoció a mi tío, porque desde hace buen tiempo al tío Rudy le perdimos el rastro (siempre fue bohemio) y regresó hace dos semanas con su diagnóstico en fase terminal y dijo: “Me voy a morir”. Pero Rudy vivió como quiso, como deseó y murió en su cama, en paz.

El me enseñó esto: APRENDE A DETECTAR TUS ERRORES Y CORRÍGELOS A TIEMPO, y… TODOS SOMOS BUENOS EN MATEMÁTICAS. 

Gracias, tio Rudy.

 

 

 

 

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s

Crea un sitio web o blog en WordPress.com

Subir ↑

A %d blogueros les gusta esto: