¿Qué hago cuando tengo una crisis? #TrastornoLímiteDePersonalidad

Cuando me diagnosticaron Trastorno Límite de la Personalidad (TLP) me dije a mi misma: Estoy cagada por siempre!

No sólo porque entendí que toda mi vida no había pasado por “fases” de depresión en depresión, alternando periodos de calma y desborde de alegría y amor; sino porque entendí que seguiría siendo así. Que cuando hace mucho tiempo un chico con el que salia me dijo: “Eres DEMASIADO intensa!”, pues resulta que tenía razón, yo era y soy demasiado intensa, es todo o nada, blanco o negro, al cero o al cien; y sería así POR SIEMPRE. ¿Es que acaso no había bastado vivir así mi adolescencia y ciertas partes de mi juventud? Parecía que no, no había bastado.

Entonces, como médica y curiosa, me metí a leer todo lo que pude sobre TLP. Lo había estudiado someramente en la universidad, pero si lo padecía debía conocerlo (tan igual como conozco el asma, del que también padezco).

Lo que más me intereso saber fue: ¿Cómo manejarme, a mi misma, en los momentos de crisis?

“¿Crisis? ¿Cuál crisis?” Hay momentos en que las personas con diagnóstico de TLP atravesamos momentos o fases de dolor, tristeza, pena y temor al abandono; muchísimo mayor al que podemos sentir habitualmente (o al que ya hemos dejado de sentir, en caso estés controlado). En estas crisis, en ocasiones será necesario cuidar a la persona “de si mismo” puesto que puede infligirse daño, como cortarse, golpearse o incluso tener gestos o intentos suicidas. Y lo mejor es ir con un especialista, un psiquiatra y/o psicoterapeuta que pueda medir el RIESGO de la persona en crisis y brinde las pautas a seguir en este momento.

Pero a ti, que me estas leyendo, y que quizá estas buscando ayuda “online” sobre como reponerte a una crisis, te diré que ya has dado el primer paso: Buscar ayuda, aunque sea el hecho de buscar ayudarte a ti mismo, ya es un gran paso. Pues reconoces que estas en un momento de fragilidad, de dolor y de vulnerabilidad, y necesitas: AYUDA.

Yo soy de las que buscan ayuda. Cuando he tenido desamores, decepciones, discusiones con las personas que amo, “abandonos”, y otras experiencias feas, he sufrido y en muchas de esas ocasiones he llegado a crisis.

La crisis se siente como que todo tu ser es DOLOR, hasta tus dedos, tu piel y tus rodillas son DOLOR, y el dolor no encuentra una causa o razón específica, puedes decir: “Me duele por culpa de….”, “Sufro porque fulanito me dejo”, “Lloro porque ella me insulto..”; pero en el fondo te duele TODO. Te duele desde el primer hasta el más reciente amor, desde lo que te dijeron tus padres hasta lo que no te dijeron, te duele que tu mejor amiga no este cerca y si esta cerca, pues te duele que no te comprenda. Es dolor puro y que te ahoga entera. Es horrible y desesperante.

Recientemente atravesé una crisis.

Permití que un chico tomará ventaja sobre mí, en un momento en el cual yo estaba vulnerable y muy emocional, y cuando me dí cuenta de lo que había hecho me sentí avergonzada por haberle “permitido” jugar conmigo. Si, me sentía totalmente culpable. En mi cabeza no dejaba de merodear la idea: “Por qué me hizo esto?” “Por que ÉL no me quiso?” “¿Por qué ningún chico me quiere?”, y me lo preguntaba todo el puto día.

Luego de unos días entre “nebulosas” de pena, y funcionando parcialmente o en “modo automático” (porque los adultos debemos trabajar) conseguí ponerme en “contacto” con lo que me molestaba, con lo que me dolía, miré dentro de mi y me pregunté:

“Con sinceridad: ¿Qué es lo que MÁS TE DUELE?”

Y me di cuenta que no me dolía el hecho de que un chico no pudiera quererme, no me dolía que un chico me dejara luego de salir por un tiempo, no me dolía su ausencia ni siquiera lo extrañaba. Me dolía LA VERGÜENZA que yo sentía de haber dejado que él se burle de mi, y me dolía que él “pudiera pensar que se había salido con la suya”; eso me dolía. Entonces luego de pensarlo por horas, tome el teléfono, lo llame y arregle las cosas a mi manera.

Le dije la verdad: que si yo había permitido que se me acerque tanto, emocional y físicamente, era porque yo aun estaba en una etapa vulnerable de duelo y había buscado “cariño en el lugar incorrecto y al no obtenerlo, arme un barullo, motivado no por la falta de amor sino por no encontrar lo que estoy buscando”, literalmente le dije: “Sorry por el drama”. Y luego de decirle esto: ME SENTÍ EN PAZ.

Me había perdonado a mi misma. Acepte mi responsabilidad, me perdoné por haber expuesto mi vulnerabilidad, entendí que en el estado en el que me encontraba iba a buscar cariño en cualquier lugar (así no fuera el lugar adecuado). Reconocí mi debilidad y me perdone.

Esta es la primera P , en la recuperación de una crisis:

PERDÓNATE

No tienes la culpa de lo que te ha pasado. Las personas con TLP, sentimos todo tan intensamente y tenemos una gran necesidad de cariño y amor constante, que nos hace muchas veces buscar esto en el lugar menos apropiado y terminamos siendo heridas. Es lógico: si apuestas mucho puedes perder mucho. Esto no te convierte en tonto, ingenuo, ni “chica intensa”, ni apresurada, ni regalada; esto te convierte en lo que eres: Una persona con trastorno límite de la personalidad, tu cerebro te pide a gritos retribuciones de cariño físico y emocional y tu haces de todo por complacerlo.

Cargarte de culpa solo hace más largo, más doloroso y más tedioso un proceso, que puede durar dos días si es correctamente llevado. La culpa, nunca ha conducido a nada, ni siquiera en las personas que no padecen el síndrome. La culpa, es como el miedo, te paraliza; y si te quedas paralizada en tu “umbral de dolor y culpa” pues de ahí “¿quien te saca?”, nadie más que tú misma.

PERDÓNATE por haberle mandado ese mensaje a tu ex, por haberle escrito a tu novio esas “cosas” que no debiste decir, “perdónate” por haberle gritado o respondido mal a tu mamá o papá, perdónate por haber equivocado: NADIE ES PERFECTO.

Y más importante aún es que si no te perdonas a ti misma, no podrás perdonar al resto. Puede ser que nunca olvides el hecho de que alguien fue malo o te trato mal, pero puedes perdonar, porque al perdonar encuentras paz. Nadie te dice que te hagas la SUPER AMIGA de cualquier idiota que te haya lastimado, NO! Lo que digo es: DÉJALO PASAR. Si la rabia se queda en ti, esa rabia te pertenece.

En la siguiente entrada, les hablaré del siguiente paso luego de “PERDONARTE a ti misma”. Las abrazo sororamente.

5 comentarios sobre “¿Qué hago cuando tengo una crisis? #TrastornoLímiteDePersonalidad

Agrega el tuyo

    1. Gracias!
      Creo que las emociones (terribles) que tenemos en plena crisis son tan nuestras, que las sentimos de forma similar pero en mayor o menor escala. Lo importa, o difícil, es salir de la crisis (a veces parece que la crisis que tienes es la peor peor, pero luego tienes otra que es la peor peor peor, y así). Gracias nuevamente por tus palabras.

      Me gusta

  1. Me siento muy oegullosa de ti de q des este paso que muchas veces hablabamos pero te costaba es bueno experimentarlo no es malo tener estas crisis te sirven para aprender y resolver tqm nos vemos un abrazo duradero

    Le gusta a 1 persona

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s

Crea un sitio web o blog en WordPress.com

Subir ↑

A %d blogueros les gusta esto: