¿Necesitamos un #YoTambién?

¿Porque es necesitamos un #YoTambién?

A pesar de que estoy segura que muchos ONVRES y muchos “machitos altaneros”, saldrán a decir que el #YoTambién o el #MeToo es una forma más en que las mujeres nos “victimizamos” y “hacemos escándalo mediático por todo”, este hashtag es necesario.

En un tiempo en el cual los indices de violencia de género se han incrementado, las denuncias de violencia física (y sexual) así como otras modalidades de acoso (acoso callejero, acoso laboral, acoso estudiantil) son cada vez más visibles. La visibilidad que se le está dando al acoso, es entre otros factores, gracias a la masificación de las redes sociales que están sirviendo de medio para denunciar y visibilizar a los agresores. Ahora una compañera puede subir foto y nombre del tipo que hace 5 minutos la estaba acosando o que la ha tocado sin consentimiento en algún lugar público, y en menos de estos 5 minutos muchas compañeras compartirán la indignación, rebrotaran la publicación y hasta “acosaran al acosador”. 

Pero además de esta nueva forma de “comunidad” y conciencia social en las redes, es NECESARIO mantener un sentimiento y una forma de acompañamiento. Una manera de decir “no solo te pasó a ti, a mi también me pasó”. 

Cuando una mujer sale a denunciar (en redes o en otros medios) que ha sido agredida, suceden dos cosas:

  • Opcion A: Salen personas a apoyarla, a felicitarla por su valentía de dar un paso al frente y comparten su publicación haciendola masiva.
  • Opción B: Salen personas a minimizar su denuncia, decirle “qué y como debió y debe actuar”, se burlan de ella y masifican la sorna y la crítica machista alrededor de la denuncia. Algo asi como: “Ah para que te pones minifalda, si sabes que así te van a meter mano”.

En estas dos circunstancias se vuelve a ratificar la necesidad de un #YoTambién, pues este no es una forma de “apoyar y felicitar”, ni tampoco es (obviamente) una forma de “minizar y hacer burla”.

El #YoTambién implica acompañamiento, identificación con la situación de la mujer que ha sufrido la agresión, y contiene además un elemento de “replicar y perpetuar la valentía” de la primera mujer que denunció. Es una suerte de:

“Tu denuncia me ha conmovido al punto de que yo también hago pública mi denuncia de que así como tú he sufrido una agresión/violación/vejación. #YoTambién he pasado por ello. #YoTambién lo denuncio. #YoTambién lo doy un paso al frente. Yo te acompaño.”

El #YoTambién visibiliza que más de UNA MUJER ha sido víctima de agresión. Es una muestra de que la agresión la hemos sufrido varias, cientos y miles. Hace palpables las cifras y estadísticas, hace que podamos percibir que “esto o aquellos” “le ha sucedido a mi contacto de Facebook, a mi amiga, a la novia de mi amiga, a la chica-de-al-lado”

Creo que el #YoTambién llego para quedarse en redes, ser un hash tag recurrente y una corriente in crescendo. El reconocerse a una misma como víctima hace posible el auto reconocimiento como SOBREVIVIENTE, esto implica dejar de lado la negación cuando alguien nos ha agredido y pensar: 

“No, no me ha metido la mano, seguro ha sido un roce accidental”. 

“No, mi jefe no me está acosando, solo es un poco cariñoso” 

“No, mi enamorado no me agrede, solo es un poco temperamental” 

Dejar de lado estos argumentos, que tienen su base en el machismo y en la normalización de la violencia, hará más visibles las agresiones y por ende las mujeres podremos reclamar derechos, respeto a nuestros cuerpos y autonomía sobre nuestras decisiones. 

“Nadie me toca sin mi permiso”

De manera personal, el #YoTambién me ha ayudado a darme cuenta de que cerca del 95% de mujeres de mi entorno amical, han sido víctimas de alguna forma de agresión; y saber (con sólo un hashtag) que todas venimos de entornos diferentes, culturas diferentes, profesiones diversas y edades variables, pero aún así TODAS hemos enfrentado en algún momento de nuestras vidas: un terrible momento de violencia. Poder “ver” esto me hace sentir, además de acompañada, que lo “que pasó” no es mi culpa ni fue provocado por mí, ya que si diferentes mujeres dicen #YoTambién puedo entender que “no lo estamos buscando, no lo estamos provocando”, sino que hay UN AGRESOR COMÚN ALLÁ AFUERA que nos ha agredido a todas. 

Este agresor es el patriarcado. Ese que enseña a los niños que son más fuertes que las niñas, que enseña a los chicos que si una chica dice “no” probablemente quiere que le insistas un poco más hasta que diga “si”,  que enseña a los padres que las hijas no pueden salir de fiesta por la noche pero que los hijos si pueden, y que enseña a los hombres (en general) que nuestros cuerpos están para ser admirados, elogiados, comparados y minimizados en relación a fuerza y capacidades. El patriarcado enseña que somos el sexo débil, la mujer sumisa o la mujer puta, y como tal, cualquiera puede pasar por sobre nuestro consentimiento “con naturalidad”. 

Es un solo agresor contra todas nosotras y el #YoTambién lo hace visible, y siendo el “enemigo” visible es más fácil buscar maneras de derrotarlo. 

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Crea un sitio web o blog en WordPress.com

Subir ↑

A %d blogueros les gusta esto: