El acompañamiento y la necesidad de practicarlo.

Hoy acompañé a la novia de mi hermano a su prueba de maquillaje y peinado. Ella no es de la misma ciudad de nosotros, es de una ciudad que queda aproximadamente a unas 2 horas en avión de donde vivimos. Se conoció con mi hermano mientras trabajan juntos en un hospital en la ciudad Capital, y tras 3 años de enamorados se hicieron novios con la promesa de casarse en un año, y pues ya estamos próximos a la fecha de su boda.

Es bastante extraño, para mí, estar en una prueba de peinado y maquillaje de boda, veras, yo no creo en el matrimonio como tal. Considero que el matrimonio es una institución, una sociedad, un contrato, donde juegas a unas reglas establecidas y debes compartir bienes económicos con la promesa de fidelidad, exclusividad, con un alto chance de riesgo. El riesgo: si fallas o te fallan, no solo te rompen el corazón y te provocan la crisis emocional en magnitud variable y con un tiempo de recuperación, largo o corto, que afectará también otras actividades (como el trabajo, los estudios, la crianza de los hijos si los hubiera), si no que además de ello viene la crisis “económica financiera” de “vamos a partir todo a la mitad” y es ahí donde te puedes hacer la pregunta si un año o dos años o diez años de tu vida ¿valen solamente la mitad de los bienes o valen más de la mitad? Porque puedes haber tenido una unión de dos años pero haber invertido tanto, emocional como financieramente, que en lugar de corresponderte la mitad de todo debería corresponderte el 90%, entonces, ¿Dónde encuentras justicia?

El matrimonio se originó como una forma de fortalecer un clan, fortalecer una familia, o unir territorios, unir parcelas y hacerlas más grandes, hermanar ejércitos, adherir motivos de guerra o adherir motivos de paz. La hija del clan “X” se casa con el hijo del clan “Y” y entonces se forma el clan “XY” más fortalecido, más grande y numeroso, con una extensión de tierra más ancha y un ejército conformado por más hombres. Suena lógico. Entonces en estos tiempos que ya no necesitamos unir los clanes, el matrimonio ¿de qué sirve? ¿Qué beneficia? ¿Qué trae? ¿Qué fortalece?

Considero que si dos personas se aman pueden estar juntas el resto de sus vidas o hasta que el amor se acabe y entonces: fin, todos libres se llevan lo que trajeron y ya, sin necesidad de trámites o contratos. Considero también que la unión “en matrimonio” (es decir, contractual) de dos personas no debe ser realizada bajo el motivo “ESTOY ENAMORADA (O)”, sino que debe realizarse bajo el motivo “ESTA UNIÓN ME ENGRANDECE” (No digo que no te cases enamorada! Estas enamorada, pero te unes a otro no por esa razón, sino por una razón más lógica). El matrimonio debe fortalecer al otro, engrandecerlo, contribuir a su crecimiento personal y hasta social, ser fuente de inspiración, y empujar al desarrollo individual de metas.

Pero volvamos a mi futura cuñada y yo, en el salón de belleza.

Estaba ahí, yo con ella, opinando sobre peinados, maquillaje, colores, tonos, moños, lazos, de todo lo que concernía a su azabache cabello y su cara de niña. No era la primera vez que la ayudaba con estos “trámites” de la boda. He ido con ella a elegir su vestido, también a comprar sus zapatos, y también fuimos a comprar elementos para la decoración tipo vintage que ella desea; y en las ocasiones que hemos ido siempre he estado emocionada, feliz, diría que hasta servicial y más entusiasmada de lo normal. Hemos visto cientos de fotos en Pinterest, todas relacionadas a decoración de mesas, ajuar de novias, bouquets, recuerdos de bodas, sesiones de foto pre boda, en otros temas, guardandolos y archivandolos por tema y en diferentes carpetas, con un orden metódico, todo esto mientras tomábas te o comiamos pop corn o reíamos como adolescentes en una travesura, muy ilusionadas las dos.

Ella es diferente a mí. Ella cree en los sacramentos de la Iglesia (en todos), cree en el matrimonio como institución y siempre soñó con su boda y con su vestido blanco. Es una mujer muy dulce, algo tímida y un poco temerosa en ciertas circunstancias. No se reconoce como feminista, a pesar de que lo es; y a veces mi activismo o el de mis compañeras en redes sociales le ha parecido exagerado (pero jamás me lo dice, solo me sonrie con amabilidad cuando le cuento de las acciones realizadas). Ella admira a su mamá y la considera su gran amiga y consejera; mientras que yo a mi mamá aún la miro con cierto recelo pues pensamos muy diferente y casi no crecí con ella. Ella es “toda calma y paz”, yo me siento “toda protesta y reclamos”. Si algo tenemos en común, es que tenemos la misma profesión, y que al igual que yo, la considero una mujer inteligente, trabajadora y que le encanta ser independiente. Creo que mi hermano no ha podido escoger mejor mujer para sí, y yo (siendo hermana con humor negro) no sé cómo ella se fijó en mi desgarbado hermano.

ternura del alma
Creo que mi cuñada entendió este mensaje mejor que yo. Gráfico: encontrado en Pinterest.

Era obvio que estaba en la peluquería por ella, por el sueño de ella de tener el peinado perfecto en su boda, y el vestido de princesa (aunque bastante mesurado en cuestión de brillos, vuelos y encajes) para caminar al altar. No me demoré en tomarle las fotos que ella necesitaba para mandárselas via Whatsapp su mamá (que ya explique, vive lejos) y así tener su opinión, ni tampoco dude en hacer sugerencias (que ella me pidió) en relación al tono del labial que iría acorde según la hora de la boda y de acuerdo al bouquet. No me he aburrido ni un minuto de las 4 horas que pase ahí, y mientras conversábamos seguíamos buscando ideas en internet para su boda, o conversando del trabajo o tratando temas que la tuvieran relajada y feliz (es muy difícil no poder moverte durante 4 horas). No solamente he estado con ella durante su prueba de peinado y maquillaje, la HE ACOMPAÑADO durante su prueba de peinado y maquillaje.

Acompañamiento
Tomando fotos a mi amiga y futura cuñada, para poder enviarselas a su mami a traves de Whatsapp. Para mi, ella será la novia más hermosa.

El ACOMPAÑAMIENTO implica “estar, participar, involucrarse”, todo a la vez y todo con la mejor disposición y claridad mental. Uno no puede ACOMPAÑAR si esta ofuscado o molesto, uno debe dejar de lado lo que tiene resentido en sí para poder ACOMPAÑAR A OTRO. El acompañamiento no implica solo la presencia física, sino es la participación completa de la persona en lo que esta sucediendo.

ACOMPAÑAR a alguien en una situación que te es cómoda, común, divertida, entretenida o te resulta interesante; es válido pero sencillo. ACOMPAÑAR a alguien en una situación que por lo general preferirías evitar, es la esencia misma del ACOMPAÑAMIENTO.

Hoy acompañé a mi futura cuñada, quien es, además una mujer que admiro pues no se como puede mantener su dulzura y ternura en un mundo que me parece tan duro, pero ella es como salida de un libro.

Si todas pudiéramos ACOMPAÑAR de alguna manera, a alguna persona, entenderíamos que no es cuestión de pensar igual. Si me preguntas por las bodas, el vestido, el peinado, el bouquet, y los vestidos de las damas; te voy a decir que todo eso me parece el gasto de dinero mas innecesario del mundo, que me llegan los vestidos “de princesas”, que prefieron andar lacia que “enmoñada” y que no tengo suficientes amigas para tener damas. Pero si me preguntas por la boda de mi hermano, te diré que será la mas linda del año, llena de detalles, de color, con luces de Navidad colgando en la ventana, y vas a ver unas letras de trupan que he ayudado a pintar y unos globos de corazón en todo fucsia que yo misma he escogido.

No se trata de pensar iguales, se trata de que si “aquello” te hace feliz o te entristece: Hermana, yo estoy aquí para ACOMPAÑARTE.

Sororidad, le llaman.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Crea un sitio web o blog en WordPress.com

Subir ↑

A %d blogueros les gusta esto: