¿Por qué Pinky pero no taaaaaanto!

Somos una maravillosa paleta de colores, que va de lo pinky a lo dark.
No existen blancos ni negros absolutos, todos pasamos por el lila, el celeste, el rojo, el verde, entre otros.
Especialmente nosotras, las mujeres tenemos esa gama variada que oscila de la pinkyness vestida en seda, con balerinas y mitones de gatito, y luego llegamos a la fuerza, el empuje, la seriedad y la rigidez. Vamos desde la maternidad, y en la maternidad misma tenemos las súper hogareñas protectoras hasta las que dan mas libertad al crío, y vamos más allá con las que no desean una maternidad que provenga de sus úteros y se convierten en madres de sus proyectos de vida. Somos temerosas pero también guerreras. Podemos hablar de moda con una amiga, y de la fluctuación del dólar con otra. Eso nos hace maravillosas.
Una sola persona, una sola mujer, tiene más fases que todas las lunas de Júpiter juntas, y eso quiero compartir contigo. De todo lo que somos.

Soy Emilia Matiss, te invito a leerme.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Crea un sitio web o blog en WordPress.com

Subir ↑